logo inicio

promos

opinionluis z

FB Luis Z

El teléfono que no es teléfono

Hace apenas unos años, ver un celular marca Motorola, aquellos aparatos cuadrados con una pequeña pantalla de color verde robótico, eran pocos conocidos. Recuerdo que en mis años de colegio, diez o más años atrás, era muy extraño que ese aparato se exhibiera en las manos de los colegiales. Aquel teléfono apenas servia para recibir y hacer llamadas, olvídese de los mensajes de texto.

En un abrir y cerrar de ojos el teléfono integró la tecnología del celular con  la de los reproductores de mp3, absorbió  las cámaras digitales y hoy, son computadoras portátiles, o también llamados teléfonos inteligentes.

Este aparato que antes colgaba de las fajas de algún buen vecino, hoy se hace de todo menos hablar. La integración de las tecnologías en un solo aparato permite acceder a la red de redes, entiéndase Facebook, chatear, ver videos en línea, descargar cuanto archivo se le ocurra.

A buen ver, es fácil de encontrase gente en el bus  viendo fotos, escuchando radio o su música preferida, lo cierto es cada vez se usa menos el celular para hablar, además, para eso esta la mensajeria de texto; es un medio más barato pero que requiere de cierta destreza en las manos para escribir, de eso los jóvenes  ya son todos unos expertos.

Lo cierto es que la tecnología en los últimos años  ha provocado un cambio sustancial en el concepto de teléfono, ahora ese aparato hace mil y una funciones, un solo aparato, de un tamaño “normal”, con múltiples funciones. Uno de los experimentos, que a mi parecer, ha fallado, es la de incluir en el teléfono un televisor, el mercado ha visto como se han promocionado teléfonos con antenas para sintonizar televisión, a mi parecer, ese experimento no ha tenido acogida entre la gente.

Si bien el mentado aparato  se usa para hacer de todo, excepto para  hablar con las personas,  no se puede negar lo vital para el diario vivir, aunque usted no hable con él y solo lo use para escuchar música